6 tipos de fallas de memoria y por qué no debes preocuparte

Staying Sharp, un beneficio de AARP, te trae este artículo

Tal vez comience con simplemente olvidar algo. No recuerdas dónde dejaste las llaves del auto o el regalo de cumpleaños que un amigo te dio hace solo un mes.

Entonces, comienzas a preocuparte.

¿Son tus olvidos la señal de algo grave? Los lapsos de memoria nos suceden a la mayoría de nosotros, en diferentes grados, a medida que envejecemos. Incluso los oradores experimentados tienen sus momentos de olvidos, cuando una palabra que usan todos los días simplemente se rehúsa a venir a la mente.

Si bien esos fallos de la memoria son frustrantes, no necesariamente significan que estás perdiendo la cabeza. Si tus fallos no te interrumpen la vida, lo más probable es que no tengas que preocuparte, dicen los expertos.

"El tema clave es si los cambios cognitivos interfieren de manera significativa con las actividades diarias", dice Kirk R. Daffner, jefe de la División de Neurología Cognitiva y Conductual en el Brigham and Women's Hospital de Boston. Si esto sucede, debes consultar con tu médico. Tus fallos pueden tener causas muy tratables. Estrés severo, depresión, deficiencia de vitamina B-12, muy poco o demasiado descanso, algunos medicamentos recetados e infecciones, todos ellos pueden jugar un papel.

Incluso si esos factores no explican tus fallos de memoria, no necesitas simplemente aceptar la pérdida de memoria a medida que envejeces. Los estudios han demostrado que las personas que se ejercitan, se mantienen mentalmente activas, socializan de manera regular y siguen una dieta saludable pueden minimizar la pérdida de memoria.


¿Estás familiarizado con estos 6 tipos de lapsos de memoria normales?

Distracción
El misterio de las llaves perdidas. ¿O por qué acabas de caminar a la cocina? Estos errores comunes (y normales) por lo general se deben a la falta de atención (simplemente no prestas atención cuando colocas las llaves en alguna parte). Pero, "si has vivido en una calle durante 10 años, y apenas sales y te pierdes, eso es mucho más grave", dice la Dra. Debra Babcock, del National Institute of Neurological Disorders and Stroke.

Bloqueo
La palabra está en la punta de la lengua, pero no puedes recordarla. Según un artículo del 2020 publicado en MIT Press Reader, las personas mayores en sus 80 años tienen estos episodios el doble de veces de quienes están en sus 20. “Cuando envejeces, tienes que esforzarte más para recordar cosas”, dice Babcock. Las personas mayores tienen más información en su cerebro. Cuando no puedes recordar una palabra o un nombre, otra información podría estar bloqueándola.

Atribución errónea
Cenas con una buena amiga en un restaurante, donde ella te comunica que tiene un nuevo empleo. Más tarde, recuerdas la noticia, pero crees que te la dijo durante una conversación telefónica. La atribución errónea puede suceder en el hipocampo, una región cerebral esencial en la formación de recuerdos de eventos. Los científicos estiman que después de los 40 años, el cerebro pierde alrededor del 5% de su volumen cada década; el hipocampo es una de las partes más afectadas.

Olvidos
Los recuerdos se desvanecen. Mientras más tiempo pase desde una experiencia, menos probabilidades tendrás de recordar todos los detalles. Es bastante fácil recordar lo que hiciste hace unas horas. Pero recordar los mismos eventos un mes o años después es mucho más difícil. Esta característica básica "úsala o piérdela" de la memoria, conocida como transitoriedad, es normal en todas las edades, no solo entre los adultos mayores.

Sugestibilidad
Tus recuerdos no están tallados en piedra. A medida que aprendes cosas nuevas sobre un evento que recuerdas, puedes agregar esos detalles a tu memoria. Si, por ejemplo, fuiste víctima de un accidente en el que el culpable se dio a la fuga, es posible que solo hayas visto que era un auto azul oscuro. Pero más tarde, después de que la policía atrape al culpable y te informe que se trataba de un Honda Accord azul oscuro, puede que agregues ese detalle a tu propia memoria y jures que lo sabías todo el tiempo.

Parcialidad
Tus creencias personales, tus opiniones e incluso tu estado de ánimo en el momento de un evento moldean tu memoria de esa ocasión. Imagina que una vez pasaste una noche en el hospital cuando eras niño. Tenías miedo, así que recuerdas que la voz del enfermero era profunda, baja y aterradora. Pero los familiares que te visitaron en el hospital te dicen que en realidad el enfermero tenía una voz suave y reconfortante. Tus prejuicios sobre los hospitales influyeron en tu memoria del enfermero. —Mary A. Fischer y Sonya Collins


¿Quieres aprender más sobre la pérdida de memoria? Descubre el desafío ¿Mi memoria es normal? de Staying Sharp.

Staying Sharp es un beneficio para socios de AARP que te muestra cómo puedes lograr que la salud cerebral sea parte de tu vida cotidiana. Explora guías, desafíos interactivos, artículos, videos, recetas y más, basados en los seis pilares de la salud cerebral.

Comienza a explorar Staying Sharp hoy mismo.